Traducción de la entrevista por Denis Cardinaux a Reyes Páez

para la revista "Terre de Compassion" (Francia)

Detrás de Dance For The Apocalypse

entrevista por Denis Cardinaux

Horacio Reyes Páez, vive en Viena. Compositor, instrumentista, director de cine. Su película Danza por el Apocalipsis acaba de ser galardonada con el Premio del Público 2021 al mejor cortometraje en el festival internacional de José Ignacio, que representa al Festival de Cine de Cannes en Uruguay. Conozca su historia.

IMG_9626.HEIC

Reyes Páez rodando las últimas escenas de la película. Olivia Lasalvia (12) se encuentra en las rocas de Punta Ballena, Uruguay. Detrás, Cristina Alcorta, 2ª asistente de dirección.

Denis Cardinaux: ¿qué fue primero en tu proyecto, música, imagen o danza?
 
Horacio Reyes Páez: Estaba en Uruguay, en estricto encierro, y tenía, como muchos, un sentimiento de ansiedad. Era el momento en el que no sabíamos qué iba a pasar con este virus. Al mismo tiempo, hubo movimientos sociales en Estados Unidos tras la muerte de Floyd. El mundo estaba muy convulsionado. Sentí la necesidad de canalizar esta energía a través de la música, ya que no podía expresarla con palabras. Un día, en solo una hora, compuse la música con mi guitarra. Fue algo muy poderoso que vino de una vez. Y todo vino al mismo tiempo, la idea de que haría una película sobre esta música y que habría baile.
 
¿Cuál fue su interés por la danza como arte?
 
Siempre fui un admirador de la danza contemporánea. En el siglo XX, la danza cambió. Se ha llegado a exhibir un cuerpo que no es tanto el vector de una idea clásica o la identidad de un pueblo, sino del alma misma. Se ha convertido en un modo de expresión de nuestros sentimientos profundos. Lo hace al no ocultar imperfecciones en el cuerpo o en los gestos, como para mostrarnos que somos seres imperfectos. En cualquier caso, representa una mejor manera de expresar algo tan complejo como los hechos que vivimos en 2020 y que seguimos viviendo hasta hoy.

Laura Bella, primera asistente de dirección en el set. La producción comenzó a las 4:30 am en las playas cercanas a José Ignacio, Uruguay.

IMG_7641.HEIC

"La Danza Contemporánea se ha convertido en una forma de expresión de nuestros sentimientos profundos. Lo hace no ocultando imperfecciones en el cuerpo o en los gestos, como para mostrarnos que somos seres imperfectos". - Horacio Reyes Páez

DSC00702.JPG

Los ensayos se realizaron durante el encierro uruguayo en "Octógono de Agó" en Punta Ballena, Uruguay. Fotos: Olivia ensayando la coreografía y haciendo una prueba de vestuario.

¿Cómo conociste a Olivia?
 
Quería involucrar a un niño. Porque un niño representa el futuro de la humanidad y como tal tiene más legitimidad que un adulto. Con sus 12 años, Olivia es en cierto modo una niña real de esta época. Entonces comencé un casting en Facebook y su madre respondió (Analía Nieto, Coreógrafa de la película). Resulto ser que ella era parte del círculo cercano de mi hermana. Olivia había hecho danza clásica y musical, pero nunca danza contemporánea. Al escuchar la música que yo había compuesto, se emocionó mucho y se motivó para participar en este proyecto. Voluntariamente, claro, porque no tuvimos financiación ni ningún otro medio mas que mi cámara en la mochila y los paisajes de Uruguay. 
IMG_6985.HEIC

Hablé con Olivia de Pina Bausch, como referente en la danza contemporánea, y unas películas de danza actuales para que se hiciera una idea de lo que puede ser un cuerpo atravesado por la angustia existencial, y cómo esto se puede expresar a través de la danza, lejos de los ideales clásicos. Le encantó. Olivia superó todas mis expectativas con su comprensión, madurez y la calidad de su aprehensión de una realidad tan compleja y sutil.

Madre e hija. Olivia y Analía Nieto, durante los ensayos. Punta Ballena, 2020.

143269188_1880436055446398_3767852236105

"Es el fin del mundo""

Al ver la película de nuevo, me llamó la atención una cosa. Olivia baila sola y sin embargo las huellas en la arena están muy presentes. ¿Es una soledad parcial?
 
Cada vez que veo esta película de nuevo, me atraen las huellas. Hay huellas humanas, huellas de animales, las de un auto… Hay muchas huellas que hablan del resto de la humanidad. Pero esta soledad que vive el personaje representa a toda la humanidad. Esta soledad es la imagen misma del ser humano.
 
¿Por qué elegiste este poema de Rudolf Steiner?
 
Es un texto que conocí hace 12 años en una etapa muy crítica de mi vida. Tenía 21 años, deambulaba por Buenos Aires con un sentimiento de extrema angustia. En ese momento, me interesó la obra de Rudolf Steiner porque me pareció que daba una perspectiva muy contemporánea y actual de la realidad espiritual del ser humano. Este texto me ha ayudado mucho. Lo repetía constantemente en la calle, en el autobús. Lo recitaba cada vez que necesitaba volver a la realidad y sentirme mas seguro en esta vida. Este verso me ayudó tanto que en aquel momento me dije a mí mismo que un día haría una película con él.
 
Además, no hiciste una sola película sobre estos textos, sino dos. Durante este año, produjiste otros proyectos: fotográficos, musicales y filmográficos.
 
Sí, de hecho, entre otras cosas, he producido una trilogía de cortometrajes durante el encierro de Uruguay y Austria. La primera película está basada en otro texto de Steiner ("A Prayer", Reyes Páez, 2020, reproducir aquí). Ganó la Mención Especial del Jurado en el Festival de Cine de Pirápolis (2020). Al otro lo filmé en Viena. Se llama "Pillow". Varía entre el documental y la fantasía. Aún no se puede ver porque competirá en festivales durante 2021.

Firme me coloco en la existencia.
 

Seguro camino el sendero de la vida.

 

Amor cultivo en el núcleo de mi ser.

 

Esperanza coloco en todo mi quehacer.

 

Confianza imprimo en todo mi pensar.

 

Estos cinco me dan la existencia.

 

Estos cinco me llevan a la meta.

 

Un verso curativo de Rudolf Steiner.

La primera película 'A Prayer' también aborda un poco el misterio del fin del mundo. Me parecía que la voz venía a susurrarnos algo en los oídos, como lo hace Olivia al principio de la película. Una palabra dramática y consoladora.
 
Al comienzo del encierro nos encontramos varados en Uruguay y no pudimos regresar a Viena. Todas las noches me iba a dormir con la idea de tener que hacer una película que fuera al mismo tiempo una oración. Fue allí donde recordé que Steiner, el filósofo austríaco, había escrito oraciones durante la Primera Guerra Mundial y durante la pandemia de 1918. Sus textos fueron de los mas útiles durante esa terrible época. El texto en cuestión no es del todo suyo, sino que surgió como consecuencia de una conferencia impartida en Berlín en 1910, titulada: "La esencia de la oración" (GA59).
 
¿Al igual que en Steiner, hay en stu trabajo una dimensión espiritual a la vez de un deseo de aliviar las heridas del tiempo?
 
No filmé estas películas por satisfacción puramente personal o estética. En cambio, traté de hacerlo, pensando que el espectador podría sentirse aliviado. Traté de usar el arte a en su función de aliviar corazones. Pero esta no es una función puramente artística, sino también espiritual.
 
Joseph Beuys también veía al arte como un acto de fe. El quería defender la dimensión espiritual del arte en un mundo cada vez más materialista. Creía que solo el arte tenía el poder de cambiar algo en un mundo en ruinas. Y en este tiempo tan enfermo, sentí que tenía que usar esta herramienta.
Creo que el arte tiene el poder de curar.
- Horacio Reyes Páez.

Denis Cardinaux es un escritor francés, poeta, e investigador y cantante de antiguos cantos sagrados basado en Viena, Austria.

 

Entrevista original en francés: aquí.